El Auditorio de la Fundación Mutua Madrileña ha sido testigo de una defensa a ultranza de la sociedad civil para la defensa de España.

El número 33 del Paseo de la Castellana se ha convertido durante la tarde del lunes 27 de febrero en un escenario en el que a través de una Mesa Redonda organizada de forma conjunta por la Fundación Villacisneros y la Fundación Valores y Sociedad se ha ahondado en el papel de la sociedad civil para la defensa de la nación española.

Seis ponentes de excepción que han tratado entre otros temas sobre el acoso a la libertad que se está sufriendo en nuestro país. Mariano Gomá, Presidente de Sociedad Civil Catalana; Josep Bou, Presidente de Empresaris de Catalunya; Consuelo Ordóñez, Presidenta de Covite (Colectivo Víctimas del Terrorismo); Jorge Campos, Presidente de la Fundación Nacional Círculo Balear, José
Antonio Ortega Lara y Dolores Agenjo, directora del centro público Pedraforca de Hospitalet de Llobregat; moderados por Ana Velasco Vidal Abarca, miembro del Patronato de la Fundación Villacisneros.

Cada uno de los intervinientes expuso desde su experiencia personal los motivos que le han conducidos a comprometerse para tratar de hacer frente a las imposiciones del nacionalismo, con qué situaciones se encuentran, qué papel creen que debe jugar la sociedad civil, qué se está haciendo desde las instituciones, y qué les ha supuesto a nivel personal asumir este compromiso.

“Hay que despertar a la sociedad”. La frase es de Mariano Gomá, presidente de Sociedad Civil Catalana (SCC), pero ese llamamiento a la movilización contra el independentismo lo podría haber firmado cualquiera de sus compañeros de la mesa redonda.

“Queremos sensibilizr a los españoles para que penséis que también sois catalanes y que los catalanes también somos españoles, que los lemas del independentismo no son ciertos, que el pueblo catalán quiere seguir siendo español. La sociedad, fuera de Cataluña está cansada. Y en Cataluña está silenciosa”, sentenció Gomá.

La apuesta de la Generalidad por declarar la independencia de Cataluña. La agresión sufrida por un grupo de Guardias Civiles en Alsasua, Navarra. La política de inmersión lingüística en las Islas Baleares. El papel del Gobierno en la respuesta al independentismo. La herencia de ETA y la batalla por el relato de la memoria entre las víctimas y los asesinos. Estos fueron algunos de los ejemplos con los que los ponentes argumentaron la necesidad de una movilización social contra el  separatismo y de un papel más activo del Ejecutivo en defensa de la unidad.

Consuelo Ordóñez destacó que desde Covite lo que se pretende es que la sociedad pase de estar a favor del coraje cívico a ser el coraje cívico”. “El odio sigue vivo en el País Vasco. No existe libertad y cualquiera lo puede comprobar. Nadie alza la voz cuando se habla de ETA. Sólo se alza la voz para apoyar a los terroristas, a los asesinos de nuestros familiares”.

“Creíamos que habíamos acabado con la dictadura, y nos hemos encontrado con otra dictadura, la dictadura nacionalista”, dijo Dolores  Agenjo, que se negó a colaborar en la infraestructura del referendum del 9-N. “¿Dónde está el Gobierno?”, se preguntó. “¿Dónde está?”, insistió. “Este no es el problema catalán, es el problema de España. A todos, por favor, ayúdennos. Está en juego España y la libertad”.

Jorge Campos afirmó que todos somos víctimas del nacionalismo. “Un tercio de España está sufriendo las consecuencias de un nacionalismo totalitario” denunció el presidente de la Fundación Círculo Balear, que nació como respuesta a las políticas de inmersión lingüística en las Islas Baleares. “El nacionalismo es transversal, afecta al PSOE y ha afectado al PP. Es como una enfermedad”,  criticó. “En aquellas Comunidades Autónomas con lenguas regionales, en lugar de usarlas como lo que son, una riqueza, lo usan como un arma arrojadiza. Y eso impregna a estos partidos. Y ahí tenemos que estar la sociedad civil,  asumiendo responsabilidades que deberían afrontar los políticos.”

“Cuando algunos defendemos la unidad de España somos tachados de retrógrados, fachas y otras lindezas”,lamentó Ortega Lara,  “Ha llegado el momento de aplicar el imperio de la ley, que es el pilar fundamental en toda sociedad democrática. Sin ley no puede haber democracia”, remarcó.

Por su parte, Josep Bou, presidente de Empresarios de Cataluña afirmó que su deber es defender el mercado único dentro de la unidad de España y que “nada ni nadie nos va a parar cueste lo que cueste. Con orgullo y decencia creemos en la nación porque nosotros somos la gran mayoría de los catalanes.”

El acto fue un absoluto éxito de asistencia y tuvo una gran cobertura mediática.

El Ciclo de conferencias “El necesario fortalecimiento de España” tiene como finalidad contribuir a la toma de conciencia de la gravedad del reto al que nos enfrentamos en el ámbito de la Nación para preservar su valor como bien moral, estructura jurídica y realidad política. El ciclo, coordinado por María San Gil, ha sido organizado por la Fundación Valores y Sociedad y por la Fundación Villacisneros, presididas respectivamente por Jaime Mayor Oreja y por Iñigo Gómez- Pineda.

La próxima conferencia del ciclo correrá a cargo de Fernando García de Cortázar sobre “El fortalecimiento de la Nación” será introducido por Esperanza Aguirre, y se celebrará el 21 de marzo a las 19.30h en el auditorio de la Fundación Rafael del Pino.

 

Enlaces a noticias publicadas:

El Español: La sociedad civil ante el desafío catalán: “¿Dónde está el Gobierno?”

El Mundo: Mesa redonda en contra de los excesos del nacionalismo

La Razón: El tiempo de los héroes civiles

El País: “Hay que despertar a la sociedad frente al independentismo”