MALDAD_FRONTAL

Ayer tuvo lugar en Madrid la presentación del libro “Cuando la maldad golpea” que engloba los testimonios de superación personal de once personas que han sufrido en primera persona el ataque del terrorismo. El acto estuvo presentado por Ernesto Sáez de Buruaga quien contó lo difícil que le había resultado a lo largo de su carrera profesional dar la noticia de los atentados que perpetraba Eta y  la preocupación que sentía porque las familias de los asesinados no se enterasen abruptamente de sus muertes a través de los medios de comunicación. Tras la emisión de un emotivo video en el que se relatan los fines de la Fundación Villacisneros, Sáenz de Buruaga fue dando paso a los intervinientes con una breve  descripción de pasajes escritos por ellos en el libro. En primer lugar, Iñigo Gómez-Pineda, presidente de la Fundación Villacisneros señaló que las víctimas del terrorismo son un ejemplo para todos los españoles y destacó que el libro es la mejor forma de mantenerlas en nuestra memoria y que nunca debemos olvidar que son un  símbolo que representa la libertad de todos y la fortaleza de España en la preservación de nuestra unidad ante los ataques de los que la quieren destruir.

En su intervención, María San Gil, patrona de la Fundación Villacisneros, denunció que “algo estamos haciendo muy mal” para que las víctimas no ocupen el lugar que les corresponde y se las intente ocultar. Ellas deben ser la guía, el referente, moral de la sociedad». Y recordó que aunque Eta ya no mata,  no la hemos derrotado. No podemos dejar que nadie cuente una historia que no es cierta, concluyó.

Tras las palabras de Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT que reclamó a los políticos que garanticen el derecho a la justicia, Rocío Gómez-Pineda, directora de la Fundación Villacisneros narró el emotivo proceso de gestación del libro, las reuniones que mantenían mensualmente sus autores para ir poniendo en común unos escritos que en algunos casos les costó muchísimo realizar así como los vínculos de amistad que se labraron entre todos ellos. Gómez- Pineda manifestó sentir un gran orgullo por haber podido conocerles y trabajar con ellos  y manifestó sentir un gran respeto a la enorme dignidad que han demostrado las víctimas del terrorismo.

Carmen Teba, que perdió a su marido en los atentados del 11 M desgranó sus sentimientos a lo largo de los últimos nueve años, afirmó que nunca encontrará una respuesta al ¿por qué? de aquella tragedia,  y respecto a su relato señaló que le había ayudado muchísimo a liberar la tensión de su interior y que compartir el proceso de escritura con otras personas que han pasado por situaciones parecidas también le ha supuesto una gran ayuda.

María Pilar Sánchez, cuyo padre fue asesinado por el Grapo indicó que había escrito el relato fundamentalmente para recordar a su padre, que sentía un gran orgullo de que hubiera sido Guardia Civil. También resaltó lo gratificante que había sido para ella ese trabajo en grupo llevado a cabo por los autores de los relatos que tan terapéutico les ha resultado.

Por último, Ana Velasco destacó que es fundamental que las víctimas se sientan arropadas  por la sociedad, pero también por el Estado que ha de garantizar que la “Justicia sea igual para todos” e indicó que para tener paz espiritual es fundamental confiar en las instituciones que son las que tienen que garantizar que cada cual reciba lo que se merece, las víctimas justicia y los asesinos el castigo proporcional al daño que han causado.

Todos los ejemplares de “Cuando la maldad golpea” que se pusieron a la venta en la presentación fueron adquiridos por el numeroso público que acudió. Además, el libro estará durante la feria del libro en la caseta número 153 de la editorial Lunwerg. Los beneficios que se obtengan por la venta del libro estarán destinados íntegramente a  las víctimas del terrorismo.