El jueves 25 de octubre, las Fundaciones Villacisneros y Valores y Sociedad, celebraron una nueva sesión de su Ciclo de Conferencias sobre “Un nuevo Frente Popular”.  En esta ocasión se abordarón sus antecedentes históricos y sus fundamentos de la mano de Jaime Mayor Oreja, presidente de la Fundación Valores y Sociedad, Bieito Rubido, periodista y director del diario ABC y José Varela Ortega, Presidente de la Fundación Ortega y Gasset.

Los no nacionalistas se comportan con cobardía e incapacidad de diagnóstico

Tomó la palabra en primer lugar, Jaime Mayor Oreja quien advirtió del espíritu de frustración, revancha y rencor que mueve actualmente a la extrema izquierda y que está fraguando un frente en el cual “pierden los moderados y ganan los extremos”. En su opinión, la situación que vive España tiene su antecedente inmediato en el acuerdo marco de “Zapatero con Eta” que pretende implantar una transformación moral de la sociedad. El pacto, según el exministro de Interior, se plasmó en “paz por proceso, legalización y legitimación de Eta y ruptura con la transición”. Al referirse a la reciente reunión entre Zapatero y Otegui, señaló que habían vuelto “al lugar del crimen” a conmemorar el momento en que se gestó todo el proceso que vivimos hoy”. También vaticinó que el frente popular servirá a Eta para reemplazar en el poder en el País Vasco al PNV.

Mayor Oreja lamentó el silencio de los que no son nacionalistas y se comportan con cobardía e incapacidad de diagnóstico. “Es mucho más cómodo decir que hemos derrotado a Eta, una medio verdad que es la peor de las mentiras”.

Comparando el “actual frente” con el de los años 1934 al 36, la diferencia más sustancial radica, en opinión del presidente de Valores y Sociedad, en que entonces el nacionalismo no tenía tanto poder y no existía el terrorismo.  Consideró que el frente popular de hoy es “un frente suicida” que representa la fractura de España a cámara lenta pero implacable”, en el ámbito político, con la implantación del derecho de autodeterminación y un nuevo proceso pseudoconstituyente y en el cultural con la modificación del orden moral y social que rige a la sociedad a través del control del sistema educativo y del enfrentamiento con la Iglesia.

Mayor Oreja finalizó su intervención exhortando a coordinar fuerzas que sean capaces de “vencer al frente” y abogando por el “reencuentro con la verdad”.

Sánchez ha aceptado el apoyo de partidos que tienen como objetivo la ruptura de España

“Por primera vez desde las elecciones de 1977, estamos gobernados por el comunismo”. Así inició su intervención Bieito Rubido, director del diario ABC. “Pablo Iglesias está ejecutando un plan de acoso a la Monarquía” fue su segunda aseveración. Rubido se lamentó de la gran incultura política y del desconocimiento de la historia que padece la sociedad española, y mostró su preocupación por el acoso a la libertad en todos los ámbitos que el Gobierno actual ha puesto en marcha. “Sánchez no tiene ideas ni principios para asumir sus resultados electorales. No tiene objetivos nobles, por eso ha sido capaz de aceptar el apoyo de partidos que tienen como objetivo la ruptura de España”, afirmó. Por eso cree que España, sus valores y la convivencia están en serio peligro. “Se está creando un ambiente de radicalidad en el que las fuerzas políticas de izquierda y de extrema izquierda quieren cambiar el estatus quo”, denunció el director de ABC. El desglose de la forma de lograrlo es, según Rubido, a través de un referendum para cambiar la monarquía por la república, la censura a la libertad de expresión, una política fiscal confiscatoria y el nacimiento de una España plurinacional.

Bietio Rubido pidió perseverancia en la defensa de las ideas y reclamó un plan ambicioso para defender España. Por último, denunció que la gestión de los medios de comunicación por parte de la derecha ha sido “un desastre”.

Se está cuestionando quien es el sujeto de la soberanía en España.

José Varela Ortega afirmó que el Frente Popular de los años treinta fue una creación soviética contra el ascenso del fascismo, aunque en España tuvo una evolución diferente,  y realizó un repaso histórico sobre como era la Europa de entonces en la que la desmembración del imperio austro-húngaro destrozó todos los equilibrios y generó una gran violencia.

En cuanto a España, recordó que la izquierda, en los años treinta, era profundamente antinacionalista, no como ocurre en estos tiempos en que los socialistas se identifican con la identidad y “el etnicismo que bordea el racismo”. “Entonces hubiera sido impensable lo que ha ocurrido en Cataluña porque la izquierda jamás habría apoyado a los separatistas”, declaró.

Varela consideró que el problema de fondo que estamos viviendo es que se está cuestionando quien es el sujeto de la soberanía en España. “La soberanía es nacional. Votamos todos.”, afirmó. “Desde la primera Constitución de 1812, hasta la actual, siempre la soberanía nacional ha residido en el pueblo español y eso es lo que quieren cambiar ahora”, advirtió. También señaló como una grave amenaza la ruptura de la legalidad y puso el ejemplo de la dictadura de Primo de Rivera, como causa de la llegada de la Segunda República. “De la ley a la ley”, aseveró. Al recordar la “tragedia española de la Guerra Civil” indicó que las enseñanzas tan importantes que dejó no se pueden olvidar nunca.