• Los políticos participaron en el encuentro “La trascendencia para España de las próximas elecciones” organizado por la Fundación Villacisneros, la Fundación Valores y Sociedad y la Fundación Universitaria San Pablo CEU, con la colaboración de Qveremos.

Bajo el título “La trascendencia para España de las próximas elecciones” se ha celebrado la cuarta sesión del ciclo “La alternativa al Frente Popular: un debate cultural”, organizado por la Fundación Valores y Sociedad, la Fundación Villacisneros y la Fundación Universitaria San Pablo CEU, en las que colabora el movimiento ciudadano Qveremos. El ex alcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano ha moderado este coloquio, celebrado en el Auditorio Mutua Madrileña de Madrid, en el que han participado el candidato a la alcaldía de Madrid por el Partido Popular, José Luis Martínez-Almeida; la presidenta de Vox Madrid y candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio; y el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta.

España, educación y familia han sido los tres ejes centrales del encuentro. Así, los tres políticos han coincidido en señalar el tema catalán como el principal problema de España. Para Giraura, “la principal amenaza es la deslealtad de los nacionalistas”. Por su parte, Martínez-Almeida subrayó el papel fundamental de los partidos políticos y de la necesidad de solucionar los problemas dentro del marco constitucional. En la misma línea se manifestó Monasterio, que habló de un “movimiento patriótico” que “no cree en una España federal, dividida de 17 mercados”, quien subrayó que sin ley no hay democracia.

En cuanto al tema de la educación, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso abogó por volver a prestigiar la docencia para lo que recordó algunas medidas que propone su partido como subir la nota selectividad, establecer un MIR para profesores y dar autonomía a los centros educativos dentro de un programa supervisado por una alta inspección del Estado que opere sobre toda España. Por su parte, el candidato del PP a la alcaldía de Madrid, recordó algunas de las medidas impulsadas por su partido en temas educativos, como el bachillerato de excelencia, las pruebas de evacuación en la etapa escolar y el bilingüismo y subrayó que cuando se quiere penalizar la educación diferenciada o la concertada, o se dificulta la evaluación o el bilingüismo, “se está fomentando una educación igualitaria a la baja, no la excelencia”.

Por su parte, la presidenta de Vox Madrid y candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, apostó por recuperar la competencia en educación, “sólo así podremos garantizar que la educación de los niños no cambia en función de la zona de España donde nazcan”, añadió. En su opinión, la educación ha dado un retroceso en la sociedad ya que el estado ha entrado con leyes totalitarias, como la ley de ideología de género. Por último, defendió “el cheque escolar como única herramienta para garantizar la mejor educación para sus hijos”.

El tercer gran bloque se centró en la Familia. Los políticos coincidieron en señalar el problema demográfico como uno de los más graves a los que se enfrenta España y citaron algunas de las políticas que proponen sus partidos en este campo. El portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Giauta, se centró en la precariedad a la que se enfrentan los jóvenes y abogó por luchar contra la precariedad de los contratos temporales. Mostró su preocupación por la conciliación, su apuesta por considerar las uniones homosexuales como familia, “nadie tiene derecho a imponer su agenda ni a entrometerse en asuntos de alcoba”, por la custodia compartida por defecto ante un caso de divorcio, e hizo una defensa de la gestación subrogada, pero rechazando los vientres de alquiler. En cuanto al aborto, señaló que “no es una alegría, pero está ahí” y señaló que goza la regulación necesaria.

El candidato del PP a la alcaldía de Madrid, denunció una persecución de la izquierda a la familia tradicional, y recordó que ha sido esta institución la que ha mantenido a España durante la crisis. Martínez-Almeida, que habló de la precariedad salarial como uno de los problemas de los jóvenes, subrayó la necesidad de incentivar políticas de natalidad, y se refirió a la promesa de creación de una concejalía de Familia en el Ayuntamiento de Madrid. Martínez Almeida, parafraseó a Pablo Casado afirmando que “si hay que equivocarse, que sea siempre a favor de la vida”. Además, mostró su desacuerdo con la maternidad subrogada y, en cuanto al aborto, señaló que no es un derecho, sino un delito despenalizado.

Monasterio hizo una firme defensa de la vida y la dignidad humana, y mostró su rechazo al vientre de alquiler y a la ideología de género. Apostó por una clara conciliación y por promover políticas de apoyo a la familia y la maternidad con impuestos bajos. También se refirió al apoyo a la nupcialidad.