El martes 12 de febrero, inauguramos nuestras nuevas oficinas en el sexto piso del Paseo de la Castellana, 120. Fue un acto muy importante para nosotros ya que implica un paso más en nuestro compromiso con la sociedad para seguir trabajando por los valores y principios en los que creemos.

Nuestro presidente, Iñigo Gómez-Pineda intervino ante los asistentes con un emotivo discurso en el que recordó que hace ya once años que la Fundación Villacisneros inició su andadura y agradeció a Rocío Fagalde, su apoyo incondicional desde el primer momento, así como a sus hijos, en especial a Rocío, involucrada profesionalmente en el proyecto desde el primer momento, a los que, dijo, quiso mostrar una forma de ser y de actuar con generosidad y compromiso social. Uno por uno, el presidente de la Fundación nombró a las personas que han contribuido a hacer crecer y fortalecer a la Fundación en estos años como María San Gil, actual vicepresidenta, Ana Velasco Vidal-Abarca, Patricia, Romero, Manuel Campos y Olivia García Moyano, «un equipo extraordinario capaz de consseguir que todos nuestros proyectos se hagan realidad», recalcó.

A continuación el sacerdote castrense Benito Pérez Lopo rezó una oración y bendijo las oficinas y a los asistentes. Como colofón se escuchó el himno nacional.

A la inauguración, que se prolongó con un cóctel, asistieron numerosas personas entre las que se encontraban los «Amigos» de la Fundación y miembros del Consejo Asesor como Esperanza Aguirre, Jaime Mayor Oreja, Carlos de Abajo o Ignacio Astarloa. También acudieron los periodistas Hermann Tertsch y Dieter Brandau y personas allegadas y colaboradores como Alicia Delibes, Ana de Palacio, Santiago Milans del Bosch, Antonio Cánovas, Javier Zarzalejos, Iñigo Susaeta, Julio Pomés, Juan Antonio Sagardoy, José María López de Letona o María Delgado de Robles