denuncia

El pasado 14 de Mayo permitió en Pamplona una concentración de apoyo al terrorista de ETA que asesinó al concejal de UPN Tomás Caballero.

Iñigo Gómez-Pineda, Presidente de la Fundación Villacisneros:“Las Administraciones Públicas y el Gobierno especialmente, deben evitar actos que entrañen humillación a las víctimas. Apoyar a un terrorista lo es. El que no quiera verlo que abandone su cargo o se atenga a las consecuencias”.

La Fundación Villacisneros ha presentado esta mañana ante la Audiencia Nacional una denuncia contra el Delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, por no haber prohibido la concentración de apoyo al terrorista de ETA Patxi Ruiz, el pasado 14 de Mayo en Pamplona. En opinión del Presidente de la Fundación Villacisneros, Iñigo Gómez-Pineda “La humillación a las víctimas del terrorismo fue evidente, tanto como la obligación del Gobierno de evitar estos actos, así lo dice el artículo 61 de la Ley 29/2011 de reconocimiento y protección integral de las víctimas del terrorismo. Permitir esta concentración es una dejación de funciones y debe tener consecuencias. Es más que un acto de cobardía, supone incumplir la obligación de asumir la defensa de la dignidad de las víctimas que la Ley encomienda al Estado y de manera singular en esta materia, a los Delegados del Gobierno”.

La Fundación Villacisneros pide en la denuncia presentada que se actúe contra el Delegado del Gobierno en Navarra “por no haber dictado resolución de prohibición del acto de humillación a las víctimas del terrorismo en relación con la concentración celebrada en Pamplona el pasado 14 de Mayo”. Solicita también al juez que “investigue el desarrollo del acto celebrado y que a resultas de la misma efectúe la oportuna instrucción para depurar las responsabilidades penales a que hubiere lugar”.

Para finalizar Gómez-Pineda ha señalado que “Para Villacisneros la Dignidad y la Justicia para con las víctimas del terrorismo continúan siendo la razón de ser de nuestra actividad. El Gobierno podrá ignorar sus obligaciones o buscar excusas para cumplir con su deber, pero nosotros no olvidaremos los cincuenta años de terrorismo padecidos. Exigiremos que todos cumplan con su deber y no vamos a renunciar a ninguna vía legal para lograrlo cuando sea necesario. Las víctimas merecen ser defendidas y que se haga justicia sin que intereses políticos espurios se conviertan en un obstáculo para ello”.