Bajo el título ‘La destrucción de nuestro orden social’, ha tenido lugar un coloquio en el que han participado el historiador y escritor Fernando García de Cortázar; el ex alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez; y el ex presidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras. El acto, que ha sido presentado por la vicepresidenta de la Fundación Villacisneros, María San Gil, está enmarcado dentro del ciclo ‘La alternativa cultural al Frente Popular’, una serie de encuentros organizados por la Fundación Valores y Sociedad, la Fundación Villacisneros y la Asociación Católica de Propagandistas, los cuales se vienen celebrando en el Auditorio Mutua Madrileña.

En su presentación, María San Gil ha comenzado resaltando que “el Frente Popular que hoy gobierna España ha venido para quedarse”, además de trasladar la importancia de concienciar a la sociedad de la gravedad del momento político y social que vivimos en la actualidad: “Este gobierno va a atacar todo lo que le moleste, empezando por nuestra civilización y cultura de inspiración cristiana”. Por ello, San Gil ha espetado al público que “no podemos quedarnos callados: la sociedad del mañana será lo que hagamos en el presente”.

El catedrático de Historia Contemporánea, Fernando García de Cortázar, ha comenzado su intervención señalando la gravedad del momento de la Historia de España actual, “en la cual existe hoy mucha más indolencia y menos conciencia nacional por parte de la ciudadanía que en las peores épocas de los asesinatos de ETA”. El historiador ha incidido en esta poca conciencia nacional española y ha animado a introducirla desde la infancia, sin olvidar el sentimiento religioso. García de Cortázar lo ha considerado de vital importancia, puesto que “sabemos de la existencia de un cristianismo cultural que no comparte con el católico una visión concreta de las cosas y no participan de la fe, pero sí tienen conciencia cristiana a través de su formación”. El catedrático de Historia Contemporánea por la Universidad de Deusto ha hecho un llamamiento “a una gran movilización de la sociedad civil, ante este ataque constante a lo más profundo de nuestras convicciones. Hay que defender lo que siempre creímos y seguimos creyendo, porque si no van a terminar con nuestros valores y principios”. Para García de Cortázar, los llamados “policías del pensamiento” tratan de aplicar a las ideas tradicionales de España un “eso no está bien” o “cállese mejor”. Este hecho ha provocado que, “en lo que se refiere a España se haya retrocedido mucho por esa banalidad que inunda nuestras relaciones culturales y personales”. Según el historiador vasco, “hay que llenar el vacío del corazón del hombre con la idea de España, de la Fe y del bien común”.

Por su parte, el exalcalde de La Coruña y embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, ha querido destacar que “nuestro orden social actual nace de la convivencia que nos dimos y de la reconciliación que se fraguó en la Transición democrática, un orden social que hoy está en peligro”. Para Vázquez, “vivimos unos momentos trascendentales que el conjunto de la ciudadanía no es capaz de concienciarse. España, en los últimos 500 años, nunca ha estado tan cerca de su fragmentación territorial y su destrucción”. El expolítico gallego ha recordado que la situación actual se ha producido por la irresponsabilidad compartida por muchos, “que hemos dejado hacer y deslegitimar la Transición y la Constitución de 1978. Estamos igual que en 1977, pero con la paradoja de que, en lugar del consenso, hoy triunfa la ruptura”. Para Vázquez, el proceso que ha desembocado en el gobierno social-comunista liderado por Pedro Sánchez se inició cuando el PSC de Pasqual Maragall asumió la necesidad de pactar con ERC en el llamado pacto del Tinell. Para el Frente Progresista que hoy nos gobierna, según Francisco Vázquez, “lo importante es dividir a los españoles en bloques, romper el consenso mediante leyes radicales (eutanasia, aborto, libertad sexual) que tratan de fidelizar a sus acólitos, atacar a la Iglesia Católica y cumplir con los pactos acordados con el separatismo catalán”. Además, “mediante el incumplimiento sistemático de las leyes y el uso de la Educación, pretenden que desaparezcan los valores comunes que nos unen como nación, en especial el uso de la lengua española”. El exalcalde de La Coruña ha querido terminar su intervención con una cita de Benito Pérez Galdós: “Hay que retomar la fe nacional”.

Alejo Vidal-Quadras ha sido el encargado de cerrar las intervenciones señalando que “la batalla crucial de nuestro tiempo es la batalla de las ideas”. Por eso, “el orden social que nació en la Transición -basado en la libertad-, que abrió para España un futuro prometedor, está hoy amenazado. La corrección política se ha convertido en una forma de totalitarismo corrosivo que pone en peligro nuestra democracia: ecologismo, feminismo, animalismo, laicismo agresivo, infantilismo, indigenismo bucólico, etc.”. El expolítico catalán ha considerado el momento actual como “destructor”, donde se pretende eliminar los vínculos personales para sustituirlos por un Estado que “cuide de sus ciudadanos”. Asimismo, Vidal-Quadras ha reseñado que “la corrección política ha pasado a ser la bandera de la izquierda y el progresismo, viendo cómo el espectro liberal-conservador ha ido tomando una posición meramente defensiva”. El exvicepresidente del Parlamento Europeo ha querido resaltar la contraofensiva surgida en Estados Unidos, Rusia, Brasil y algunos otros países contra la llamada corrección política, alertando de las “aristas peligrosas que estas corrientes pueden llegar a ser contraproducentes”. Vidal-Quadras ha puesto como ejemplo la lucha contra el nacionalismo, que no se puede combatir con “más fuego, sino con un patriotismo cívico y responsable”. Para concluir, ha señalado los objetivos fundamentales de los nacionalismos, “que tratan de triturar los valores, costumbres y normas que supongan una concepción trascendente del ser humano más allá del materialismo que profesan”. Y ha añadido: “la izquierda propone una enmienda a la totalidad de la civilización occidental y, por eso, quiere cambiar nuestro orden social, para adoctrinar e imponer con total impunidad”.

ENTREVISTAS A LOS PONENTES