Las curvas del titanio.

El Museo Guggenheim Bilbao de arte contemporáneo diseñado por el arquitecto Frank Gehry, es inaugurado por el Rey Don Juan Carlos I (1997).

La característica más llamativa del museo es el innovador edificio en el que se emplaza, de formas curvilíneas y retorcidas, recubierto de piedra caliza, cortinas de cristal y planchas de titanio. El museo no contiene ni una sola superficie plana en toda su estructura.

El emplazamiento junto a la ría fue minuciosamente escogido ya que permite que sea visto desde tres lugares estratégicos de la ciudad.

Alberga en su interior exposiciones de obras de arte pertenecientes a la Fundación Guggenheim y exposiciones itinerantes, principalmente trabajos realizados a lo largo del siglo XX.

En los últimos años se han incluido exposiciones de arte antiguo, acaso con el deseo de captar más público.

En sus casi 20 años de existencia ha logrado atraer a más de 10 millones de visitantes y ha orgaizado cientos de exposiciones.

Foto ChrisFick