La increíble vida de la monja alférez Catalina de Erauso.

Tras regresar a España, la donostiarra, Catalina de Erauso (1592-1650), conocida como «La monja Alférez», comienza a escribir su biografía (1624).

Es uno de los personajes más fascinantes y curiosos del Siglo de Oro Español, y su vida está plagada de aventuras.
Internada desde muy joven en el convento, una pelea con otra novicia precipitó su fuga disfrazada de campesino.

Desde entonces, pasaría su vida disfrazada de hombre, con pelo corto y usando distintos nombres.
Viajó al Nuevo Mundo donde participó en numerosas batallas al servicio de la Corona, con tal valor, que se ganó el grado de alférez. Envuelta en numerosas peleas y duelos, herida y a punto de ser apresada, la monja alférez confesó su verdadera identidad al obispo.

Conocido su secreto, la popularidad de la monja guerrera creció a ambos lados del océano. Felipe IV y el Papa Urbano VIII le permitieron continuar vistiendo de hombre y emplear su nombre masculino.
Vivió el resto de su vida con cierto estatus y reconocimiento, saltando por encima de todas las convenciones sociales y culturales de la época.

Foto Memoriasdeunaguerreira