España, piel de toro.

Se celebra la primera corrida de toros en Pamplona; un cristiano y un moro, lidian y matan dos toros en presencia del rey Carlos II de Navarra (1385).

La Tauromaquia tiene antecedentes que se remontan a la Edad de Bronce, y se ha desarrollado a lo largo de siglos como una forma de demostración de valentía.

En la época romana los toros eran utilizados en los circos como entretenimiento adicional. Sería a partir de la edad media que la tauromaquia tomaría poco a poco la forma que hoy en día conocemos.

A partir del siglo XX se produce un auge en el mundo taurino gracias a la presencia de numerosos y notables toreros.

La tauromaquia es una parte considerable del acervo en los países donde se practica, siendo considerada parte integral de la cultura nacional y reconocida como Patrimonio Cultural Español.

El panorama de las manadas de toros bravos en las dehesas, que hasta sus 5 años son criados libres, ofrece una imagen de una belleza y una fuerza incomparable en los campos españoles.

Foto Juan Carlos – Bolognesi