El “Tata Vasco”, protector de los indios.

Como funcionario de la Corona Española, el avilés y miembro de la Orden de Malta, Vasco de Quiroga (1470-1565), va a Nueva España a aplicar la ley como oidor (1530).

Realizará su trabajo a conciencia, aplicando la justicia y de paso, inflamado por su caridad, tratará de ayudar lo más posible a los indios.

Inspirado en la obra Utopía, de Tomas Moro, logró que españoles e indígenas convivieran en paz y conquistó sus corazones, recibiendo el cariñoso nombre de “Tata Vasco”.

Nombrado Obispo de Michoacán, fundó comunidades auténticamente mestizas, evangelizó y protegió a los indios criticando los desmanes que contra ellos se llevaban a cabo en otras zonas de México.

Falleció a los 92 años y sus restos reposan en la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, en Patzcuaro (Michoacán). Su canonización está en marcha.

Cinco siglos después de su muerte, Vasco de Quiroga es venerado por los mexicanos, siendo desgraciadamente un gran desconocido en España.

Foto: Enrique Lopez-Tamayo Biosca