El almirante que nunca perdió una batalla, Álvaro de Bazán.

De ascendencia navarra, Álvaro de Bazán (1526-1588), que nunca perdió una batalla, logra la conquista de las islas Terceras (Azores, 1583).

De la mano de su padre, entró en la marina española desde muy joven alcanzando por sus grandes méritos el grado de Almirante.

Participó en las victorias de la batalla de Lepanto, batalla naval de Muros, socorro al sitio de Malta, reconquista del Peñón de Vélez, batalla de las Islas Terceras, y sería el primero en utilizar por primera vez infantería de marina para realizar operaciones anfibias.

Capturó o hundió más de 200 navíos enemigos, tomó más de 25 villas o ciudades, así como unos 30 castillos o fortalezas.

Por sus méritos militares, el rey Felipe II le concedió el título de Marqués de Santa Cruz. Entraría también a formar parte de la Orden de Santiago.

Amante de las letras, protegería a varios poetas, como seguirían haciéndolo en el futuro sus descendientes.

La actual fragata Álvaro de Bazán (F-101) es el cuarto buque en la historia de la armada que tiene el honor de llevar su nombre.

Foto Matthew Bash.