La Fundación Villacisneros ha denunciado esta mañana ante la Audiencia Nacional los actos de homenaje celebrados el pasado fin de semana en Hernani y Oñate, en el primer caso al asesino de varios guardias civiles y en el segundo a uno de los secuestradores de Ortega Lara. En opinión de la Fundación “Actos como los de este fin de semana deben ser perseguidos y es urgente que sus promotores y participantes reciban el reproche penal correspondiente ya que están tipificados como delito en el Código Penal, pero mejor aún sería evitar su reiteración. La Ley 29/2011 de reconocimiento y protección integral a las víctimas del terrorismo encarga al Estado en su artículo 61 la asunción de la defensa de la dignidad de las víctimas señalando expresamente actos tan despreciables como los homenajes denunciados. Para lograrlo solo se necesita voluntad política”

Para el Presidente de la Fundación Villacisneros Iñigo Gómez-Pineda “Evitar la impunidad de los actos de enaltecimiento es obligado pero sería mejor aún que el Gobierno defendiera a las víctimas del terrorismo impidiendo su celebración

Para el Presidente de la Fundación “Las asociaciones de víctimas y Fundaciones como Villacisneros defendemos la memoria, la verdad, la dignidad y la justicia para las víctimas, pero quien primero debe velar por ellas es el Gobierno que para eso dispone de la información y los recursos adecuados para conseguirlo, por tanto nuestra primera exigencia debe ser para ellos”. En opinión de la Fundación “No es de recibo que precisamente hoy, cuando conmemoramos el décimo aniversario del último atentado terrorista de ETA en España, tengamos que continuar todavía denunciando la reiteración permanente de homenajes. En los próximos años van a terminar saliendo de prisión todos los terroristas que todavía cumplen condena ¿Hasta cuando van a tener que soportar las víctimas del terrorismo el escarnio de ver a los asesinos de sus familiares recibidos como héroes?.

La Fundación ha manifestado su “desolación ante las imágenes contempladas, no sabemos qué es peor, si el aplauso y los vítores de una parte de la población vasca o la indiferencia y la cobardía de la mayoría. Si nadie aceptaría que los terroristas de los atentados del 17 de Agosto en Barcelona o los violadores de la Manada fueran homenajeados al salir de prisión, no hay razón alguna para admitir la aberración de homenajear a un terrorista de ETA por el mero hecho de ser este asesino vecino de nuestro pueblo”.

La Fundación Villacisneros se pregunta “¿Hasta cuándo van a tener que soportar las víctimas del terrorismo el escarnio de ver a los asesinos recibidos como héroes?”

En opinión de la Fundación “Esta degradación ética debe ser combatida a todos los niveles, desde luego aplicando la Ley pero sobre todo formando personas y debe comenzar en los colegios, evitando el adoctrinamiento, y continuar con una actividad pública ejemplar que deje en evidencia a personas y partidos que nunca han respetado las mínimas normas de convivencia empezando por la primera de ellas que es el derecho a la vida”.