La historiadora Elvira Roca, premio Fundación Villacisneros 2019

El Patronato de la Fundación Villacisneros acordó por unanimidad el pasado 22 de enero, otorgar el Premio Fundación Villacisneros en su V Edición a la historiadora Maria Elvira Roca Barea por su magnífica labor investigadora y divulgadora en defensa de la verdad histórica de España. En su ensayo «Imperiofobia y la Leyenda Negra», la malagueña desmonta con rigor y conocimiento las mentiras vertidas sobre el Estado español durante siglos. Según narra la antigua investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y profesora en la Universidad de Harvard, estas mentiras, que todavía perduran en la sociedad, han conseguido perpetuarse en el tiempo por los sentimientos hispanófobos y la propaganda. En palabras de la premiada: “Hemos estudiado la historia de España que otros países han escrito para nosotros. Aún no nos hemos construido; atravesamos una crisis de crecimiento”.

«La labor que desarrolla la historiadora Elvira Roca es extraordinaria. El éxito editorial que ha obtenido es una prueba de la necesidad de conocimiento de la verdadera historia de España que late en la sociedad. Su iniciativa, sus artículos, su capacidad para investigar y sacar adelante proyectos ambiciosos que ayuden a fortalecer el conocimiento de nuestro pasado, hacen de su persona una perfecta merecedora del Premio Fundación Villacisneros», ha declarado Iñigo Gómez-Pineda, presidente de la Fundación Villacisneros.

El acto de entrega se celebró el pasado 21 de mayo en el Auditorio Rafael del Pino arrancando, como siempre, con un minuto de silencio por las víctimas del terrorismo de Eta. El presidente de la Fundación Villacisneros, Íñigo Gómez-Pineda Goizueta, destacó durante su intervención la gran importancia de defender la historia de España frente a los intentos de tergiversarla y adecuarla a los intereses de ciertos sectores: “Debemos profundizar en nuestras raíces y descubrir nuestra riqueza patrimonial e histórica, que es mucha. Es necesario que la sociedad se arme para que no reniegue de su pasado. Debemos luchar contra la inacción de algunas instituciones ya que nuestro pasado es digno de admiración”, afirmó. Además, el presidente de la Fundación Villacisneros, Íñigo Gómez-Pineda quiso hacer hincapié en la situación actual por la que pasan las víctimas del terrorismo tras los últimos días: “Las imágenes de la manifestación a favor de la libertad del sanguinario Josu Ternera en Vizcaya son una afrenta, un ultraje y un insulto a las víctimas del terrorismo y a la sociedad española. Tenemos contraída una deuda moral permanente con las víctimas del terrorismo y hacemos nuestro su lema de Memoria, Verdad, Dignidad y Justicia”.

Pero no solo el presidente tuvo palabras de agradecimiento para Evira Roca. María San Gil, vicepresidenta de la Fundación Villacisneros y encargada de conducir el acto, quiso destacar sobre la premiada varios datos: “El libro de Elvira ha sido todo un éxito y ya va por su vigesimocuarta edición. Aunque hay una falta de hábito de lectura en este país, esto no ha sido impedimento para que se vendan más de 100.000 ejemplares”.  También quiso intervenir -aunque no pudo asistir al acto de entrega del premio- Carmen Iglesias, directora de la Real Academia de la Historia: “Para mi la historiadora Elvira Roca ha sido todo un descubrimiento. Su libro está escrito con valentía y con mucha pasión. Se necesitan obras así que despierten la curiosidad histórica a los españoles”

No quiso faltar al acto el editor Ignacio Gómez de Liaño:

“Quiero destacar el valor que ha tenido la historiadora Elvira Rica para poner en su sitio a la Reforma luterana, la cual, contra lo que cuenta la propaganda, nada tiene que ver, ni con la libertad, ni con la ciencia, ni con la democracia, sino con la sacralización del poder político, con un antisemitismo que está en la base del nacional-socialista hitleriano, con el uso de la mentira en forma de propaganda anti-católica y anti-española, y con la terrible realidad de que el protestantismo ha provocado las peores guerras sufridas por Europa desde el siglo XVI”.

La historiadora Elvira recibió una réplica de la estatuilla “Zulo”, emblema de la Fundación Villacisnerosde la mano del presidente de la Fundación Villacisneros, Íñigo Gómez-Pineda Goizueta. La escultura “Zulo” es una obra de Víctor Ochoa que tiene un gran poder simbólico, ya que pretende reflejar la angustia vivida por quienes fueron secuestrados y torturados por etarras.

El acto sirvió además para presentar el documental que el productor y director de cine José Luis López Linares va a llevar a cabo inspirándose en el libro de Roca. Por último, durante el discurso de la premiada, Elvira quiso puntualizar que “la película no es sobre imperiofobia”, sino que “la idea es enseñar aquella parte de la historia de España que nunca se muestra”.

 

Lo que debes saber sobre el Premio Fundación Villacisneros

El galardón de la Fundación Villacisneros se entrega anualmente a las personas o instituciones que esta institución considera ejemplares en la defensa de los valores y principios que promueve y que no son otros que aquellos que emanan de la dignidad de la persona y son la esencia de la civilización occidental.  De hecho, una de sus líneas de actuación más importantes es el apoyo al conocimiento y difusión del patrimonio cultural y de la historia de España.

En las cuatro ediciones anteriores, la Fundación Villacisneros ha concedido su premio a Esperanza Aguirre, política de larga trayectoria al servicio de la democracia y la libertad; a Ana María Vidal-Abarca, fundadora de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y pionera en la defensa de sus derechos y la reivindicación de justicia para ellas; a las Fuerzas Armadas Españolas, al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civilde manera conjunta, por su abnegada labor diaria de servicio a España y como reconocimiento a su sacrificio y entrega para proteger la libertad y la seguridad de todos los españoles y por último ex aequo a Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, por la extraordinaria rectitud moral, mérito, valentía y compromiso que ambos han demostrado ante la política  llevada a cabo por el Gobierno de Colombia en las negociaciones de paz con los terroristas y por su constante apelación a que se garanticen la justicia y la libertad como factores esenciales de ese proceso.