El pasado 25 de mayo, una delegación del Patronato de la Fundación Villacisneros tuvo el privilegio de realizar una visita guiada de la Academia Militar de Caballería. El coronel Jesús Victor García Nuñez, director del Museo y Biblioteca de la Academia mostró a los miembros de la Fundación las principales instalaciones del centro y les narró los hitos históricos de la institución, ubicada en este emplazamiento desde el año 1852 y en la que se forman cada año los oficiales y suboficiales del Arma de Caballería del Ejército de Tierra. La Academia, situada en el inicio del paseo de Zorrilla, constituye un símbolo de la ciudad de Valladolid. El imponente edificio que la alberga cuenta con una fachada similar a los palacios castellanos del Renacimiento. A su entrada, el monumento a los Héroes del Regimiento de Cazadores de Alcántara 14 de Caballería, obra de Mariano Benlliure, simboliza el espíritu de sacrificio y entrega del Arma.

Los miembros de la Fundación Villacisneros pudieron admirar el salón de actos con el espectacular cuadro “Batalla de Treviño”, de Víctor Morelli, que preside la sala; además de las distintas dependencias del museo donde se exhibe el armamento utilizado a lo largo de los años, uniformes, medallas y recuerdos, fotografías de los héroes, laureados y militares con medallas al mérito militar individual. Los visitantes recorrieron los pasillos en los que se exponen las orlas de todos los oficiales formados en la Academia, algunos de los lemas que rigen su conducta y los lugares consagrados al recuerdo y homenaje a las víctimas del terrorismo pertenecientes al Arma.

Finalmente visitaron el guadarnés, que conserva valiosas sillas de montar, el antiguo picadero reconvertido en espacio deportivo multiusos y el patio de armas, presidido por el monumento a Fernando Primo de Rivera, quien comandara la hazaña de los 691 soldados de Caballería del “Regimiento de Alcántara” que dieron sus vidas para cubrir la retirada de más de 5.000 hombres en la batalla de Annual.

Como como colofón de la jornada, los miembros de la Fundación Villacisneros brindaron por España con un grupo de militares destinados en la Academia.