El libro “Los deportados a Villa Cisneros” escrito por Fernando Aranaz del Río une la historia de las 138 personas que fueron deportadas a la ciudad de Villa Cisneros en el Sahara Occidental después de la asonada del 10 de agosto de 1932, con el desarrollo de la aviación y el correo aéreo que el intercambio de cartas entre los deportados y sus familias propició.

La edición del libro se fraguó tras un encuentro con Fernando Aranaz,  quien se puso en contacto con la Fundación Villacisneros por la curiosidad que le despertó el nombre de la Fundación y queriendo saber la relación con la ciudad en la que  España levantó en 1885 su primer fuerte en el Sahara y en la que se arrió en 1976 la última bandera española en la colonia,  y para explicar su proyecto de escribir un libro sobre los deportados en el enclave saharahui.

A través de las cartas que recibieron y enviaron los deportados, el libro “Los deportados a Villa Cisneros” describe cómo las familias idearon un sistema de comunicación, en colaboración con la compañía francesa AEROPOSTALE. Las cartas se entregaban en las oficinas de la compañía en Madrid y se trasladaban en la valija interna hasta Alicante, donde eran entregadas en mano a los pilotos que hacían los vuelos a Villa Cisneros. Esto posibilitaba que una carta entregada en Madrid un viernes estuviese en Villa Cisneros en la madrugada del lunes.

El libro plasma los treinta y cinco años que su autor ha estado investigando en las cartas que los deportados a Villa Cisneros intercambiaban con la península.  El resultado de este concienzudo trabajo ha sido un análisis interesantísimo que circunscribe el contexto geográfico e histórico de la deportación, narrando con precisión los antecedentes, el pronunciamiento, el juicio, la deportación ordenada por el Gobierno de la República, el traslado de los condenados, su vida diaria en Villa Cisneros, la fuga de los que escaparon a Portugal…Y que incluye una exhaustiva explicación de cómo se efectuaban los intercambios postales y unas completas fichas de de los deportados con las reseñas biográficas de cada uno de ellos.

“Este libro tiene un gran valor porque cuenta una peripecia que forma parte de nuestra reciente historia y que es desconocida para buena parte de los españoles”, ha declarado Iñigo Gómez-Pineda.

La Fundación Villacisneros agradece a Fernando Aranaz del Río su rigor y dedicación a esta investigación que ha permitido poner en nuestras manos una obra memorable que ayuda a conocer un poco mejor la intrahistoria de nuestro pasado reciente.