Los mártires en Al-Ándalus

El emir Abderramán II encarcela a varios cristianos por declarar su fe y serán ejecutados posteriormente en la plaza pública. Formarán parte de los llamados «Mártires de Córdoba» (852).

Si bien hoy se presenta la vida en el antiguo Al-Ándalus como un «modelo de convivencia pacífica y de respeto», lo cierto es que los mozárabes (cristianos que vivían en tierra conquistada) no podían manifestar su fe, debían pagar impuestos especiales y tenían muchas otras trabas.

Ante estas injusticias, en particular en Córdoba, hubo una rebelión por una parte de los cristianos que allí vivían.

Muchos cristianos creían que algo se debía hacer al respecto ante la pasividad de la Iglesia y el martirio era una forma de llamar la atención y servir de ejemplo al resto de los fieles. Cuarenta de estos cristianos que no renegaron de su fe, sino que además intentaban proclamarla, clamando justicia e igualdad, serían detenidos, interrogados, martirizados y finalmente ejecutados en público.

Estos hechos, que continuarían con el tiempo, se propagaron al resto de AlÁndalus y en particular a Toledo donde una intensa rebelión cristiana no pudo ser sofocada hasta algunos años mas tarde.

Foto: Brad Hammonds