Los claroscuros de “Lo Spagnoletto”.

Con 20 años, el valenciano José de Ribera (1591-1652) recibe un pago por un importante encargo pictórico a realizar para la parroquia de San Próspero en Parma (1611).

Ha sido considerado como el punto de arranque del movimiento naturalista en España. Su pintura estuvo influida por Caravaggio presentando unos marcadísimos contrastes tenebristas, con abundancia de negras sombras, suavizados en su madurez por la inclusión de un colorido y una luz estudiada de los maestros venecianos.

Poco se conoce de su juventud y el porqué de su mudanza a Italia, donde permaneció la mayor parte de su vida, siendo conocido como “Lo Spagnoletto”.

Los martirios de San Jerónimo, San Felipe o San Bartolomé, el Calvario, el Sueño de Jacob, El Patizambo, etc… son algunas de sus más famosas obras repartidas entre los mejores museos (El Prado, Louvre, Musée Royal de Bruselas…) .

Foto: Museo del Prado