El milagro de Empel.

Se produce el milagro de Empel, “cuando Dios fue español”… (1585).

En la isla de Bommel, situada entre los ríos Mosa y Waal, los soldados del Tercio Viejo, en clara inferioridad, quedaron sitiados por las tropas del Almirante Holak, que había abierto los diques del río Mosa para aislarlos. Los 5.000 soldados españoles, refugiados en la colina de Empel, rechazaron rendirse pese a no tener alimentos, ni posibilidades de escapar.

Según cuentan, un soldado del Tercio, al cavar una trinchera, encontró un cuadro que representaba a la Inmaculada Concepción, a la cual todos oraron.

Al anochecer, un frío inusual acompañado de un viento huracanado, heló el río Mosa. Los Tercios aprovecharon esta circunstancia para marchar sobre el hielo y atacar por sorpresa a la escuadra enemiga obteniendo una victoria tan completa que el almirante Holak llegó a decir: «Tal parece que Dios es español al obrar, para mí, tan grande milagro». Más de 2.000 holandeses fueron hechos prisioneros.

En la actualidad, un estudio científico ha concluido que las circunstancias que produjeron que el agua alrededor de la isla de Bommel se helase en una sola noche fueron un fenómeno único y nunca visto.

Foto Cumbugo.