Amaro Pargo, oír su nombre causaba pavor…

El Corsario canario Amaro Pargo (1678-1747) evita ser expedientado por el Consejo de Indias al impedir una inspección de su navío (1719).

Su juventud estuvo influida por el auge y presencia de los piratas en las islas Canarias, en cuyas costas y caletas fondeaban sus barcos en busca de fuentes con agua potable o alguna que otra rapiña y pillaje.

Se ganó la vida comerciando entre Europa y las América obteniendo grandes beneficios. Con 23 años fue abordado pero salió victorioso de la batalla tras simular una rendición, obtuvo poco después una patente de corso del Rey de España.

Desde entonces, combatió a numerosos piratas, atacó a todo barco inglés u holandés que se cruzaba en su camino, e incluso salvó de los piratas la galera del rey que hacía la ruta entre el Caribe y Cádiz.

Su nombre era tan temido y conocido como Barbanegra. Por sus servicios y logros por España obtuvo el título de noble y era considerado un héroe nacional.

Fue un hombre muy devoto y generoso, y su vida ha vuelto a la actualidad al ser elegido como base para un videojuego mundialmente conocido.

Foto: Jaime Retana Ardanaz