Alvar Fáñez, un caballero legendario.

Con la espada en mano en pleno combate, muere el caballero y héroe de la reconquista Álvar Fáñez (1047-1114). Su cuerpo fue enterrado en su tierra burgalesa, en el monasterio de San Pedro de Cardeña.

Fue uno de los principales capitanes del rey Alfonso VI de León y señor del fortísimo enclave de Zorita. Conquistó numerosos castillos y tierras en las taifas del norte de la península, organizó la repoblación de los territorios ganados a los musulmanes y la defensa frente a la expansión del Imperio almorávide. Cumplió un destacado papel protegiendo la frontera de Castilla entre Cuenca y Toledo, región que a mitad del siglo XII era conocida como «tierra de Álvar Fáñez».

Sobresalió por su heroicidad en la conquista de la ciudad amurallada de Guadalajara, que incluyó su figura en el escudo de la ciudad en su honor.

Emparentado con El Cid, su figura es popularizada y mencionada por su fama como guerrero en múltiples cantares, incluyendo el del Mío Cid.

Toda su vida la pasó en lucha contra los árabes de Al-Andalus, que le temían más que a nadie, según refiere la crónica de Kitab al-lktifá.

Foto: Francois Lapert