VII SESIÓN DEL CICLO EL FORTALECIMIENTO DE ESPAÑA, ORGANIZADO POR LAS FUNDACIONES VILLACISNEROS Y VALORES Y SOCIEDAD

Con los inquietantes interrogantes ¿Qué está pasando en Navarra?¿Cómo se puede reforzar la alternativa?, el lunes 25 de septiembre tuvo lugar una nueva conferencia del ciclo sobre el fortalecimiento de España que organizan la Fundación Villacisneros y la Fundación Valores y Sociedad. En el encuentro participaron Javier Esparza, presidente de UPN, Ana Beltrán, presidenta del PP de Navarra, Ignacio Murillo, Director de Navarra.com y Joaquín Villanueva, presidente del Círculo de Navarra, moderados por José Luis Pérez, Director de Informativos de COPE y 13 TV.
El acto fue presentado por Jaime Mayor Oreja, presidente de Valores y Sociedad quien expuso su preocupación acerca de la crisis de Nación que estamos viviendo y que, en su opinión, está motivada por la crisis de valores y por los complejos de los españoles ante los nacionalistas.

Antes de dar paso a Ana Beltrán, presidenta del PP de Navarra, José Luis Pérez se lamentó de que lo que está ocurriendo en Navarra pasa desapercibido en el resto de España y planteó a Beltrán la cuestión clave ¿Qué está pasando en Navarra? La respuesta fue clara. Beltrán denunció que el actual Gobierno de Navarra es una coalición entre Podemos, Geroa Bai e Izquierda Unida que lo que pretende es que la comunidad autónoma desaparezca para integrarse en el País Vasco. “La pretensión histórica de Eta por la que muchos navarros han sido asesinados”. Para conseguirlo se adoctrina a los jóvenes imponiendo el aprendizaje del vascuence a base de subvenciones de ruta y comedor solo a los que estudian en esa lengua y se trata de imponer la ikurriña en Navarra para lo que han derogado la Ley de Símbolos que impedía su exhibición. En el plano económico, Beltrán consideró que la gestión del Gobierno tripartito está empobreciendo a la región, pretende impedir la llegada del AVE y está propiciando la fuga de empresas. Advirtió también, al igual que el resto de intervinientes sobre la “espada de Damocles” que es la disposición transitoria cuarta de la Constitución que permite un referéndum legal para anexionar Navarra al País Vasco. “Navarra no puede aguantar otra legislatura de gobierno nacionalista”, advirtió, “los partidos constitucionalistas debemos unirnos y trabajar juntos para impedir que vuelvan a hacerse con el poder”, algo en lo que Javier Esparza, presidente de UPN se mostró absolutamente de acuerdo.

Esparza, que considera que Navarra es la perla que le falta al nacionalismo vasco, afirmó que el pacto que hace dos años selló Uxue Barcos con Bildu es “indecente e inmoral”, aunque no se cuestionó –como no lo hicieron ninguno de los presentes que ese pacto se pudo producir por haber sido legalizados los partidos que representan los planteamientos de los terroristas de ETA-.

Javier Esparza coincidió con Ana Beltrán en su apreciación de que el actual gobierno de Navarra pretende su anexión al País Vasco y romper España justo lo que UPN en sus veintitrés años de gobierno ha impedido. “Lo que debemos hacer es trabajar para mejorar la calidad de vida de los navarros y para fortalecer España”. Denunció también la política lingüística que se está implantando y defendió el futuro de la Comunidad Foral “que va a dar una respuesta fuerte y contundente” a los que pretenden que desaparezca.
Ignacio Murillo, director de Navarra.com afirmó que Geroa Bai es la marca blanca del PNV que engaña a los que no votarían a esas siglas y puso ejemplos lacerantes de lo que está ocurriendo hoy en Navarra, como que en el aniversario del asesinato del cabo de la Guardia Civil, Carlos Beiro, la placa se retirase después del homenaje para que no fuese destruida por los proterroristas, o los pasquines y pintadas de apoyo a Eta que aparecen constantemente en los pueblos navarros, o que quien hoy gobierna en la sombra es Adolfo Arraiz, condenado por colaborar con Eta, o que el concejal de urbanismo y teniente de alcalde del Ayuntamiento de Pamplona se ha negado en un pleno a condenar el terrorismo. Murillo pidió a los partidos constitucionalistas que busquen puntos de encuentro para ofrecer una alternativa conjunta que plante cara a los nacionalistas para evitar que Navarra se convierta en una nueva Cataluña.

El presidente del Círculo de Navarra, Joaquín Villanueva, señaló que desde el punto de vista económico el nacionalismo nunca es bueno y que cuando los nacionalistas dicen que son diferentes lo que quieren decir es que son superiores. “Son supremacistas”, remarcó. Frente a la reivindicación de la identidad, Villanueva manifestó que son los ciudadanos los depositarios de los derechos, no los territorios. “La reivindicación del territorio nos retrotrae a la Edad Media”.

A la pregunta de ¿qué se ha hecho mal para llegar a esta situación? Ignacio Murillo respondió que los medios se plegaron al patrón informativo nacionalista y caló el mensaje de una Navarra corrupta. “Se vendió una realidad muy alejada de la verdad”. Para Esparza la crisis tuvo mucho que ver ya que los ingresos de la Comunidad descendieron un 25 por ciento “y eso es muy difícil de gestionar”, algo en lo que coincidió Villanueva. Por su parte Ana Beltrán insistió en que los partidos constitucionalistas tienen la obligación de sacar a los nacionalistas del Gobierno de Navarra. “No podemos llegar tarde”. Además, resaltó que UPN, PP y PSOE siempre han votado al unísono en las cuestiones de calado. “No podemos jugarnos en futuro de Navarra por intereses y particularismos”, sentenció.

Finalmente intervino el presidente de la Fundación Villacisneros quien manifestó su extrañeza porque existan en Navarra dos partidos que piensan y sienten igual y se preguntó si no podrían estar unidos. Además, pidió que se tenga más presente la bandera nacional “que es la que representa a todos los navarros”.