El martes 30 de enero, la Fundación Villacisneros celebró uno de sus Foros de Pensamiento, en esta ocasión centrado en el Estado de las Autonomías y en analizar si es necesario recuperar competencias. Participaron Mikel Buesa, catedrático de economía de la Universidad Complutense de Madrid, Tom Burns Marañón, periodista y ensayista y José Manuel Otero Novas, exministro de UCD, quienes, moderados por el periodista Hermann Tertsch expusieron sus puntos de vista acerca de la situación actual  del Estado Autonómico.

Tras exponer Hermann Tertsch los resultados de una reciente encuesta que determina que el 21 por ciento de los españoles quiere las autonomías sean abolidas y un 15 por ciento más quieren que se reduzcan sus competencias, en una tendencia claramente al alza, los intervinientes desglosaron las luces y sombras que en su opinión componen nuestro vigente Estado de las Autonomías.

 Mikel Buesa: Los problemas políticos no los resuelven los Abogados del Estado

Mikel Buesa, que se mostró a favor del Estado Autonómico, afirmó que España se ha construido a lo largo de los siglos con una enorme importancia del poder local y que son las autonomías las que resuelven las tensiones entre el poder local y el central aunque no han disminuido las desigualdades entre españoles. De hecho, remarcó que durante el franquismo se aproximó mucho más el nivel de riqueza de las regiones que en democracia. “Estamos igual que en 1980”.

Además, señaló que hay solapamientos en las competencias entre el Estado y las Autonomías y que es necesario clarificar el reparto ya que el mal reparto competencial ha producido conflictos jurídicos y fragmentación del mercado interior. También advirtió de que el exceso de normas tiene efectos negativos y denunció que el Estado ha hecho dejación de sus competencias, en especial en la Educación ya que nunca ha aplicado correctamente  la Alta Inspección para que las Comunidades cumplan la ley en ese ámbito.

Respecto a la financiación autonómica la calificó como “desastrosa” y señaló que en España no existe estabilidad presupuestaria. Denunció la situación de privilegio de Navarra y el País Vasco que disfrutan de los servicios que presta el Estado en sus territorios sin pagar por ellos ya que maquillan las cifras del cupo ,“se las inventan”, indicó el catedrático de economía.

En cuanto al desafío independentista catalán consideró  “un error creer que los problemas políticos los resuelven los abogados del Estado” y manifestó su opinión de que se debe regular el modo en que un parlamento regional puede solicitar al Congreso la celebración de un referéndum. Además, se mostró favorable a  cambiar la ley electoral y a que el  Senado se convierta en una cámara territorial.

Tom Burns: El montaje autonómico es escandaloso

 Tom Burns comparó el problema de las autonomías en España con “la pasta  que sale del tubo de dientes, que ya no hay forma de volverla a meter” e hizo un paralelismo con el liberalismo que surgió de las Cortes de Cádiz, que a pesar de los intentos ya no se pudo frenar. “Está ocurriendo lo mismo con las Autonomías”, manifestó. Burns se preguntó por qué se decidió el “café para todos” si en la época de Adolfo Suárez no existía ningún clamor social pidiendo las Autonomías, para a continuación decir que le parece “un escándalo el montaje autonómico, su funcionariado, las ínfulas que se dan, su prepotencia, el clientelismo que crean” y mostrar su pesimismo en cuanto a la recentralización del Estado, “mucha gente vive ya de esto”.

José Manuel Otero-Novas: Estamos muy cerca de que las Comunidades Autónomas se conviertan en Estados Libres Asociados

El que fuera ministro de la Presidencia y ministro de Educación en los gobiernos de Adolfo Suárez, José Manuel Otero Novas se mostró tremendamente crítico con la deriva del Estado de las Autonomías, consideró que pervierte el espíritu de la Constitución y que no tiene nada que ver con lo que se ha implantado. Puso de relieve que se marchó del Gobierno de UCD cuando en mayo de 1980 se decidió generalizar el régimen autonómico a todas las regiones de España porque, en su opinión, el problema territorial estaba únicamente en el País Vasco, no en Cataluña. “Mi error fue creer que las Constituciones se hacen para cumplirse”, manifestó.

Otero Novas realizó graves denuncias al acusar a los Gobiernos de España de haber promovido reformas legales que son inconstitucionales, de haber transferido competencias exclusivas del Estado a las Comunidades, como los puertos de interés general y desveló que en su función de Abogado del Estado había recibido órdenes de desistir de recursos y romper papeles, como también les ha ocurrido a los jueces del Tribunal Constitucional.  “Debe ser delito que un Tribunal de Justicia apruebe cambios en la Constitución por vías no reglamentarias como ha ocurrido”, señaló.

El exministro mostró su pesar porque “La Constitución ha sido tremendamente violada”.“Estamos muy cerca de que las Comunidades Autónomas se conviertan en Estados Libres Asociados”, advirtió.

Como solución propuso reformar la Constitución para volver al espíritu de 1978 aclarando las competencias o mantener las Comunidades Autónomas pero con competencias reducidas, como grandes diputaciones.

Se mostró convencido de que el régimen de 1978 se hunde porque está agotado, por las autonomías y también por la corrupción “un elemento que está influyendo sustancialmente en el clima político”.

Propuso cambios relevantes como la supresión del Senado  y que al Presidente del Gobierno lo elija directamente el pueblo en votación, al igual que reclamó que los ciudadanos, en un número representativo, puedan presentar recursos ante el Tribunal Constitucional.

En cuanto  a la situación en Cataluña, consideró que el proceso independentista se está controlando pero seguirá latente y “en cuanto se constituya el Gobierno de Cataluña se empezará a plantear que se les puede dar para apaciguarles”. Además, afirmó que no se puede dar a Cataluña nada que se parezca al Concierto Económico con el País Vasco porque es injusto y porque inmediatamente lo pedirían el resto de Comunidades.

Posteriormente se entabló un debate con los asistentes al foro en el que se plantearon interrogantes acerca de qué hacer ante la desobediencia colectiva a la ley, ante la dejación del Estado, ante las diferencias legislativas de las Comunidades que entorpecen el mercado interior y se valoró el papel de la sociedad civil para fortalecer el Estado, cómo forzar que el Gobierno pase de la reacción a la acción, o como afrontar la opción fallida de las Comunidades Autónomas.

La finalidad del Foro de Pensamiento de la Fundación Villacisneros es contribuir a potenciar la reflexión y el pensamiento crítico para promover cambios y mejoras en la sociedad a través del conocimiento y el debate sobre España y sus problemas actuales. Para ello, cada dos meses se determina un asunto a tratar y se invita a personalidades a debatir en seminarios. Posteriormente se elabora un resumen con las ideas aportadas por cada uno y con las principales conclusiones obtenidas. El objetivo es constituir un cuerpo doctrinal que sirva como fondo de pensamiento y reflexión de acceso público. Al frente de esta actividad se encuentra el periodista y escritor Hermann Tertsch.