El auditorio de la Mutua Madrileña (Paseo de la Castellana, 33) acogió durante la tarde del lunes 22 de mayo la quinta sesión del ciclo “El necesario Fortalecimiento de España”, en esta ocasión centrada en la mesa redonda “El fortalecimiento de la conciencia de España” en la que han participado Antonio Fernández Galiano, Presidente de Unidad Editorial, Carlos Herrera, Director de la mañana de Cope, Federico Jiménez Losantos, Presidente de Libertad Digital-Es Radio y Bieto Rubido, director de ABC, moderados por la periodista y escritora Isabel San Sebastián.

La mesa redonda dio comienzo con la cuestión planteada a los ponentes de cual es la situación de la Nación española y cómo estamos afrontando los nacionalismos vasco y catalán. Respondió en primer lugar Antonio Fernández Galiano quien afirmó que España es una realidad nacional con unas señas de identidad enormes cuyo papel en el mundo ha sido y debe seguir siendo clave, para lo que se debe poner fin a la ceremonia de la confusión a la que estamos sometidos. En su opinión, los ciudadanos tenemos que tomar conciencia de Estado y ser conscientes de que España es una realidad muy anterior a la actual Constitución y que la propia Constitución se fundamenta en valores superiores tal y como señala su artículo dos. Fernández Galiano también se refirió a los principios y valores en los que es imprescindible que se eduque a las nuevas generaciones, algo que denunció que no se está haciendo por la deslealtad de ciertas comunidades autónomas en las que se practica un adoctrinamiento “brutal” frente a lo cual solo hay una incomprensible pasividad de los que tienen que defender al Estado. Además, Fernández Galiano resaltó en su intervención la importancia de que cada cual cumpla con su función y en especial remarcó que es fundamental que no se distorsione la realidad. “Los medios de comunicación estamos al servicio de la verdad. Esa es nuestra gran responsabilidad”, concluyó.

Por su parte, Carlos Herrera resaltó lo atípico de la situación en España en donde continuamente nos cuestionamos lo que somos, algo que no ocurre en ninguna nación en Europa. “Defender España –manifestó- es defender la democracia y la garantía de la democracia es, precisamente, defender a España”. Carlos Herrera recordó que creció en Cataluña, donde el apoyo al separatismo siempre había sido del 20 por ciento y se mantenía agazapado esperando su oportunidad. Los separatistas aprovecharon la crisis para acusar a España de robarles y salir de las trincheras para lograr la independiencia incluso sabiendo que a pesar del adoctrinamiento feroz de los últimos treinta años no son mayoría. “El independentismo es pelma”, manifestó y también advirtió de que hay quien no defiende a España por temor a que le llamen facha. “Ser catalán se ha convertido en algo agotador”, lamentó el periodista quién consideró ridículo que se ha establecido una suerte de carrera por ver quién es más y mejor catalán.

Federíco Jiménez-Losantos ahondó en la idea de que España es anterior a la Constitución y resaltó que hemos tenido muchas constituciones pero una única España. Losantos puso de relieve que nuestra civilización tiene más de 2.000 años y como hecho occidental tenemos unos valores muy anteriores a nuestra conformación legal. “Tenemos que defender nuestra civilización”-manifestó-. Con respecto a la situación actual de España, consideró que vivimos un momento en el que se pretende destruir la transición y puso de releve que la democracia se sustenta en la alternancia pacífica de las diferentes opciones políticas. En su opinión, el gran valor de la Constitución de 1978 es que se hizo por consenso nacional a pesar de los graves errores que incluyó y que han acarreado muchos de los problemas que tenemos hoy. El periodista se refirió también a la falta de independencia del Poder Judicial que tiene su origen en la Ley Orgánica de 1985, que determinó que los políticos nombrasen a los miembros de los órganos directivos de los jueces y denunció la “cobardía patológica” del Tribunal Constitucional. También se refirió a la Ley de Memoria Histórica, que “se carga todo el espíritu de la transición” y declaró no entender que en 2011 cuando el PP obtuvo mayoría absoluta no la derogase.

En su intervención, Bieto Rubido reconoció que España atraviesa un momento histórico de enorme gravedad y denunció que las minorías se están imponiendo a una mayoría “cómoda y silenciosa” a pesar de que cada vez se observa una mayor inquietud en la opinión pública por las amenazas que acechan a la Nación. Según Rubido, nos falta una estrategia de país. Consideró que es fundamental poner en valor la historia de España y utilizar RTVE como un medio estratégico para promoverla al igual que es imprescindible un ministerio de Cultura fuerte y con proyectos ambiciosos. “Los españoles tenemos el derecho de saber lo que somos”, recalcó. Y concluyó que debemos aspirar a ser “buenos antepasados” y a legar a nuestros hijos aquello que nosotros hemos recibido. El director de ABC defendió la necesidad de “hablarle a los independentistas con claridad”, algo que, denunció, no se está haciendo. Ni desde la izquierda, “que tiene fascinación por el nacionalismo, ni desde la derecha, que está atemorizada.

Al requerimiento de Isabel San Sebastián sobre el papel de los medios de comunicación para promover la conciencia de España, Fernández Galiano respondió que es necesario hacer autocrítica y resaltó la importancia de tener criterio y de servir a la verdad. Jiménez Losantos señaló que los periodistas tienen la obligación moral de contar lo que hacen los políticos y denunciar lo que sea necesario. Por su parte, Carlos Herrera consideró que los periodistas tienen que perder los complejos con respecto a la noción de España y combatir ese complejo que hace que haya quien escribe contra la Reconquista o contra cualquiera de las muchas gestas históricas que ha protagonizado España. Bieito Rubido consideró que en el periodismo español está muy mal visto hablar bien de España y se obvia todo lo bueno que tenemos, que es mucho. “Somos un gran país”, destacó, mencionando la alta calidad de nuestra sanidad, el turismo, el Estado de bienestar o nuestras grandes empresas multinacionales, entre los muchos motivos por los que podemos estar orgullosos.

La mesa redonda concluyó con la impresión unánime de todos los participantes de que España es una realidad inapelable y advirtiendo de la necesidad de regeneración de la clase política, la promoción y fortalecimiento de los espacios de libertad, la huída del relativismo y la imperiosa necesidad de poner coto a los nacionalismos.

El Ciclo de conferencias “El necesario fortalecimiento de España” tiene como finalidad contribuir a la toma de conciencia de la gravedad del reto al que se enfrenta la sociedad en el ámbito de la Nación para preservar su valor como bien moral, estructura jurídica y realidad política. El ciclo, coordinado por María San Gil, ha sido organizado por la Fundación Valores y Sociedad y por la Fundación Villacisneros, presididas respectivamente por Jaime Mayor Oreja y por Iñigo Gómez-Pineda.