El miércoles 20 de septiembre, la Fundación Villacisneros organizó el Foro de Pensamiento “España ante el desafío separatista en Cataluña” en el que participaron el actor y dramaturgo catalán Albert Boadella, la periodista e historiadora Cayetana Álvarez de Toledo y el presidente de Sociedad Civil Catalana, Mariano Gomá, moderados por el periodista y director del Foro de pensamiento de la Fundación Villacisneros, Hermann Tertsch.

Boadella: El catalanismo es una forma poética de encubrir la xenofobia
En su intervención, Albert Boadella denunció que el catalanismo es una forma poética de encubrir la xenofobia y que los catalanistas consideran a España como un enemigo porque se creen superiores. “Esa es su esencia”, destacó. Boadella recordó cómo se burlaban ya desde las escuelas de los niños inmigrantes y denunció el adoctrinamiento sistemático que se practica en la enseñanza y desde los medios de comunicación. “Yo tuve que ir al colegio de mi hija a exigir que no la adoctrinasen”.

Afirmó que la CUP es lo mismo que Junts pel Si y que únicamente les diferencia que los primeros muestran lo que son sin pudor y realizó un paralelismo entre el reparto de papeles de ambos partidos y la relación que históricamente han mantenido ETA y el PNV: “unos les hacen el trabajo sucio a los otros”.
Boadella también advirtió sobre los peligros del nacionalismo recordando que trae consigo la guerra, que en Europa ha provocado millones de muertos en el siglo XX y en España casi mil muertos a causa del terrorismo.
Se lamentó del enfrentamiento social trágico entre catalanes que ha provocado el separatismo y mostró su profundo pesimismo ante el panorama que se vive en Cataluña. En su opinión el Estado debería haber actuado mucho antes para impedir llegar a la situación actual y no tendría que haber tolerado ningún incumplimiento de la ley desde colgar esteladas en los campanarios de las iglesias y los ayuntamientos a la no aplicación de sentencias firmes sobre la libertad lingüística. “Los separatistas no quieren diálogo, quieren someter a España”. “El separatismo es una epidemia paranoica que convierte a personas normales en fanáticos. Necesitan una terapia de choque”, fueron algunas de las sentencias de esta bestia negra del nacionalismo catalán.

Como posibles soluciones que palien el grave problema del separatismo catalán, Boadella partió de la constatación de que hay dos generaciones educadas en el odio a España y de que es imprescindible que el Estado recupere la competencia en educación. También cree que los Mossos de escuadra deben obedecer al Ministro del Interior.

Mariano Gomá: Todos los gobiernos han sido laxos con los nacionalistas.
Por su parte, Mariano Gomá, presidente de Sociedad Civil Catalana se lamentó de que el separatismo ha arrinconado a los no nacionalistas a pesar de que la mayoría social en Cataluña no es independentista y los han puesto contra las cuerdas con una estrategia perfectamente definida que aplican de forma implacable para lograr sus fines. Gomá recordó la frase que acuñó Jordi Pujol: “Hoy paciencia, mañana independencia” en la que se ha basado toda la política llevada a cabo por los separatistas desde la transición y denunció que una causa fundamental de encontrarnos en la situación en la que estamos ha sido que todos los gobiernos desde el inicio de la democracia han sido laxos con los separatistas. A pesar de todo, Gomá considera que la sociedad catalana volverá a la normalidad pero para ello necesita mucha ayuda del resto de España “El estado tiene que estar mucho más presente”, indicó, para lograr erradicar el delirio y la radicalidad. Gomá puso como ejemplo que mientras insultan llamando fascistas a quienes no son separatistas, se hacen fotos con un terrorista como Otegui. Respecto al referéndum ilegal, Mariano Gomá advirtió de que los independentistas lo que quieren es que se vote aunque sea para decir que no porque de ese modo justifican su desafío a la ley.

Cayetana Álvarez de Toledo: El artículo 155 de la Constitución está demonizado
Tras afirmar que la obra de teatro Ubú President de Albert Boadella que parodia a Jordi Pujol es la mejor descripción sobre la profunda corrupción del nacionalismo, Cayetana Álvarez de Toledo, denunció la actitud de la izquierda que ha legitimado, promovido y protegido al nacionalismo y la de la derecha que ha sido cobarde para frenarlo. Recordó la advertencia de Tarradellas hace 40 años con sus proféticas palabras “El nacionalismo es intrínsecamente desleal”. Por eso es imprescindible hacer lo que no se ha hecho en todos estos años: deslegitimar radicalmente al nacionalismo para lo cual hace falta librar una gran batalla de la opinión pública. Álvarez de Toledo mostró su preocupación por que nadie lidere esta idea, por que no haya unas élites que defiendan el valor de España con un discurso poderoso y cívico.
En su opinión el artículo 155 de la Constitución está demonizado y nadie se atreve a exorcizarlo. “Hay que recuperar Cataluña para el Estado de Derecho ya que lo que han hecho los separatistas ha sido independizarse de la democracia”, concluyó.

Hermann Tertsch: La impunidad de los separatistas se tiene que acabar
Por su parte, Hermann Tertsch, moderador del foro, afirmó que en estos días decisivos para el devenir de España es momento de apoyar al Gobierno de la Nación y de asumir los errores que se han cometido en la preservación de la idea de España. “Debemos rectificar, no se puede perseverar en el error” recalcó. “Hasta ahora los separatistas catalanes han tenido una gran sensación de impunidad y eso se tiene que acabar.”
En el coloquio posterior al foro intervino el Catedrático de Derecho Internacional Carlos Fernández de Casadevante quien mostró su solidaridad con la parte no nacionalista de Cataluña, ninguneada y silenciada al igual que los no nacionalistas del País Vasco y mostró su preocupación por que se vuelva a tratar de apaciguar a la bestia con concesiones en lugar de que haya una implicación mucho mayor del Estado. “No hay que ignorar a la periferia sino ayudar a que se respete la Constitución”, afirmó.
También intervino Juan Antonio Sagardoy Catedrático de derecho laboral y académico de la real academia de jurisprudencia y legislación señalando que es perfectamente compatible el amor al lugar en que uno ha nacido con el patriotismo y ahondó en la idea de la importancia de la educación para impedir que se fomente la división entre españoles.

Todos los intervinientes coincidieron en que se debe descartar la idea de que el único interlocutor válido en Cataluña es el nacionalismo y que el objetivo a lograr es que se forme un gobierno no nacionalista a través de un pacto entre partidos.